UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA

Es lo que nosotros pensamos. Tras varios decenios de decadencia, de declive, se abre un rayo de esperanza, una oportunidad histórica, con la próxima instalación del establecimiento hotelero en el palacio.

Una oportunidad que no hemos dejar pasar de largo. Hemos de subirnos al carro de la inversión, que aportará turismo, gente, empleo, más inversión, más turismo, más gente, más empleo..., el efecto multiplicador de una operación de esta envergadura.

El modelo de desarrollo ideal a partir de ahora, pasaría por aplicar los puestos de trabajo directos que esta empresa generase, a personas procedentes de fuera, empleos que aportasen todas sus familias al censo del pueblo. Los empleos indirectos, es decir los derivados de la subcontratación de algún servicio, deberían ser realizados por personas que habitualmente viven en el pueblo, necesitando para ello la realización de la inversión privada necesaria. Ello desencadenaría el proceso anteriormente descrito.

Se trataría de aprovechar las sinergías que este negocio va a generar, permitiendo diversificar la actividad productiva que en estos momentos se está desarrollando y equilibrar el peso que cada uno de los sectores productivos tiene en el producto bruto del pueblo.

Es evidente que pasaríamos de una situación propia de economías subdesarrolladas, con un peso preponderante del sector primario, propio de la España anterior a la de las corrientes migratorias, a otra donde el sector primario y el terciario estuviesen más equilibrados.

Como veis se trata de ideas procedentes de un análisis cualitativo del panorama que se va a presentar de inmediato, con la finalidad de que lleguen al mayor número de personas posibles, intentando hacer entender que es bueno para nuestro pueblo, porque es bueno que haya más gente, que se diversifique la actividad productiva, que se mantenga la escuela, que se efectúe más inversión, en definitiva que se aproveche esta oportunidad que se presenta.

Una oportunidad histórica.

El Comité Central